Advertisements

Julian Alaphilippe repasaba la actualidad del ciclismo en L’Equipe.

Alaphilippe 160420

En primer lugar, Alaphilippe acogía como una gran noticia las nuevas fechas del Tour de Francia: «Me había preparado para un año sin Tour. Estos últimos días me imaginé un año en blanco, sin Tour, un año para olvidar. La crisis sanitaria es lo prioritario. Tenemos la esperanza de que la gente se cure, regrese con sus familias, que recuperemos la normalidad. Saber que habrá Tour es una motivación para todos los corredores«.

Eso sí, quedará una temporada bastante comprimida que Julian Alaphilippe ve así: «Como el Tour será después de las vacaciones, me lo imagino con el regreso de las clases, menos gente en la carretera, y el ambiente será diferente. Pero creo que lo que hay en juego será aún mayor. También el nivel, porque todo el mundo vendrá al 300% de forma para estar a la altura del evento. Creo que tendremos una serie de grandes carreras: el Dauphiné, el campeonato de Francia, el Tour, el Mundial, los Monumentos… no sé cuándo terminaremos la temporada pero todas las carreras en las que participe serán citas importante donde intentaré responder. La celebración de grandes carreras en un corto periodo de tiempo me encanta. Amo el ciclismo. Habrá tiempo para volver a la carretera. No pienso que he perdido todo en un mes. Si no reemplazamos los bloques de trabajo que hacemos en las concentraciones, no empezaremos de cero. No estamos estresados. La salida de este año será muy extraña. Estaremos todos en la misma situación hablando en cuento a nivel de carreras. El ambiente del pelotón será muy distinto«.

Una temporada donde la gran ronda gala será el principal objetivo para el ciclista francés: «Es distinto preparar el Tour y las Clásicas pero no hay elección. El Tour es el primer gran objetivo. Si la situación lo ermite me concentraré en altura, como de costumbre, y trabajaré en montaña. Es importante hacer trabajo en pendiente para seguir trabajndo mis dotes de explosividad«.

«En parte sí necesitaba un descanso. Gasté mucha energía en las carreras el año pasado y he tenido muchos cambios en mi vida. Pese a extrañar no salir, lo necesitaba. Estos dos últimos años he vivido a 300 por hora, he ido a toda prisa. Durante dos años sólo tenía la cabeza en el manillar, las victorias, las derrotas, las emociones, las decepciones… apenas tuve tiempo de ver a la familia. Ahora reviso las imágenes de mis victorias y me caen lágrimas. Me estoy dando cuenta de todo lo que he hecho«, así valoraba este periodo el ciclista del Deceuninck-Quick Step.

Por último, Alaphilippe valoraba las competiciones virtuales: «No soy alguien que tenga pensamientos negativos, no está en mi carácter. No soy muy aficionado de entrenar en casa ni de las carreras virtuales que se están realizando. No concibo así la práctica de mi deporte. Necesito una carrera verdadera, sentir que hay algo en juego, el sufrimiento físico y alegrar a la gente«.

 

 

Advertisements
Advertisements

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: