Presentada una Vuelta a Zamora que irá de menos a más

Esta mañana se ha presentado en los Jardines de la Diputación de Zamora la competición castellanoleonesa, que abrirá el calendario ciclista en España la próxima semana, tras el obligado parón por la crisis de la Covid-19.

En un acto con la presencia del presidente de la Diputación de Zamora, el diputado de Deportes, el representante de Casa Aurelia, el alcalde de Villaralbo, el alcalde de Roales del Pan, el alcalde de Trabazos, el alcalde de Mahide y el organizador de la prueba Manuel Campesino, se han desvelado los últimos detalles de la prueba, que recorrerá la provincia de Zamora desde el 14 al 17 de julio.

Las etapas, al detalle

Los corredores llegarán a la línea de salida tras más de 4 meses sin carreras, por lo que se ha previsto un recorrido de menos a más que permitirá al pelotón de 96 ciclistas ir retomando el pulso a la competición antes de las dos jornadas más duras de esta edición.
Como ya se desveló, la Vuelta a Zamora 2020 contará con cuatro etapas que comenzarán el martes 14 con un prólogo inicial de 3’4 kilómetros en Villardeciervos. La playa de la localidad, junto al embalse de Valparaíso, servirá de trampolín para un recorrido que pica levemente para arriba y que dentro de los últimos 900 metros presenta una doble curva y un recorrido urbano para concluir en el centro de la localidad.

La segunda etapa y primera jornada en línea llevará al pelotón de la carrera desde el Hotel Casa Aurelia en Villaralbo, patrocinador de la prueba, hasta la localidad de Roales donde se realizarán 4 pasos por línea de meta. El primer punto caliente se sitúa en el km 17 con la Meta Volante ubicada en el mismo escenario que dará el banderazo de salida, el Hotel Casa Aurelia. Posteriormente, los corredores ascenderán tres pasos de montaña situados en Toro (km 53’4), Buenavista (km 98’3) y Cascajera (km 108’1). El circuito final por Roales, de tan solo 1’6 kilómetros cada vuelta, pondrá tensión y dureza anañadida a esta segunda etapa que probablemente se decida al sprint en la rampa final.

La tercera etapa será también la jornada reina de la prueba, con 139 kilómetros por la zona noroeste de la provincia, desde Mombuey a Aciberos. Los corredores disfrutarán de 35 kilómetros iniciales cómodos, antes de ascender Portilla del Padornelo (km 42’2) y realizar un paso por contrameta. Continuando hacia Castromil, se subirá Ladiairo (2ª categoría, km 69’2) y Marabón (1ª categoría, km 82’3), en una breve incursión en la provincia de Ourense. Tras regresar a Lubián para la meta volante del km 93’2, la carrera efectúa un nuevo giro al circuito por Ladiairo y Marabón antes de dirigirse hacia Aciberos, final en alto de 3ª categoría y el escenario en el que se marcarán las diferencias más importantes de la carrera.

La Vuelta a Zamora concluirá el viernes 17 de julio con los 131’6 km entre Mahide y Viñas. Una jornada exigente, más con el esfuerzo realizado el día anterior, que recorrerá el Campo de Aliste y realizará varios pasos por las distintas localidades. En el km 11’5 se subirá el Alto de Palazuelo, en el km 49 el Alto de Nuez y en el km 55’5 el primer paso por línea de meta. Tras superar la meta volante de Figueruela de Arriba (km 87’3), se ascienden de forma consecutiva Vega de Nuez (km 99) y Viñas (km 105), una subida de 2ª categoría que será en su tercera y última ascensión la meta de esta edición de la carrera.

Desde el C.D.C Zamora se muestran ilusionados ante la expectación que ha provocado la prueba, en una edición que supondrá el regreso competitivo tras más de 4 meses sin pruebas por el coronavirus. Manuel Campesino, organizador de esta carrera, explicaba sobre el recorrido: “El primer día será un prólogo sencillo para entrar en competición. A ello le sigue una etapa llana pero por una zona donde puede aparecer el viento. El tercer día nos vamos a Sanabria y empezará a jugarse la Vuelta a Zamora con una etapa que acumula 3000 metros de desnivel en sus 130 kilómetros. La última etapa en la zona de Aliste no va a ser una jornada tranquila, con carreteras estrechas y repechos, es una pequeña encerrona para que la carrera esté disputada hasta el último kilómetro”.

En esta edición 2020, los patrocinadores Diputación de Zamora, Caja Rural, Hotel Casa Aurelia, Concesionario Palausa Marta Móvil y Alimentos de Zamora adquieren más si cabe un papel protagonista que la organización agradece, por hacer posible el regreso del ciclismo a nuestro país.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: