Sam Bennett: «Mi cuerpo estaba lleno de ácido láctico»

Sam Bennett en la meta

Sin duda va a ser una Gante Wevelgem para no olvidar por parte de Sam Bennet. El irlandés rodaba en la escapada cuando de repente unos problemas intestinales le obligaron a vomitar hasta en varias ocasiones. Una situación que, como ha explicado él más adelante fue a causa del esfuerzo.

«Hice todo lo que pude, pero en la final todo cambió rápidamente. Me sorprendió un poco ser el único corredor del Deceuninck-Quick-Step en la escapada. Intenté comer y beber todo lo posible, porque es una carrera larga. Especialmente cuando estás en el ataque, usas mucha energía. Pero tuve que profundizar demasiado y me sobrepasé. Tenía demasiada comida en el estómago y no podía retenerla»

Ya una vez vomitado, sus opciones parece que se desvanecieron. El cuerpo se quedó sin un gramo de fuerza y acabó alejándose de la cabeza de carrera.

«En el último paso por Kemmelberg todo mi cuerpo estaba lleno de ácido láctico. Tenía que deshacerme de él de alguna manera Cuando sobreviví a la última subida al Kemmelberg, pensé que iba a estar con ellos hasta la meta. Intenté jugar inteligentemente deslizándome los primeros veinte metros, pero después no me quedaba nada en las piernas. Cuando la comida salió de mi estómago, fue cuestión de minutos que mi energía desapareciera. Me inflé por completo y no pude meter más comida. Simplemente se alejaron de mí. ¿Que puedo ganar esta carrera algún día? Tal vez, pero hoy era muy difícil que pudiera imponerse«

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: