Kragh Andersen y Tiesj Benoot, descontentos por el autoritarismo de DSM

Siguen saliendo a la luz las prácticas de DSM que tanto problemas contractuales le está causando al equipo alemán. Si ayer escribíamos la inminente rescisión de contrato del joven belga de 21 años Ilan Van Wilder, este jueves conocemos el descontento de Tiesj Benoot y Soren Kragh Andersen. El corredor danés de DSM, según cuenta el periodista holandés Thijs Zonneveld, habría pedido subir la altura del sillín para una pedalada más cómoda. Obteniendo la insólita respuesta del equipo de que «la dirección del equipo no quiere eso, no creen que eso sea asunto de los ciclistas».

Una decisión que ha provocado el descontento de Kragh Andersen, y que se suma al de otro peso pesado del equipo como es Tiesj Benoot. El belga también se queja «de la falta de humanidad del equipo«, y se ha sentido muy abandonado en cuanto al trato médico recibido por el equipo, tras las lesiones ocasionadas por una caída en la primera jornada de la Grande Boucle, y que le han llevado a abandonar en la etapa del Mont Ventoux.

Contrato hasta 2022

Ambos corredores tienen contrato hasta 2022 con DSM. Lo que les obliga a aguantar, si no rescinden el contrato antes como ya han hecho varios corredores en el pasado. El problema con ellos dos es que DSM no estaría dispuesto a dejarles abandonar la escuadra de manera unilateral, como ya ocurrió con Marc Hirschi, donde el suizo, y seguramente ayudado por UAE, tuvo que indemnizar al equipo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: