Advertisements

En una entrevista a Het Laatste Nieuws, el británico habló sobre su caso de dopaje.

El parlamento británico se encuentra investigando el sospechoso paquete que recibió Bradley Wiggins, ganador del Tour de Francia 2012. Una investigación ante la que el ex-corredor del Sky siente: «frustración por la falta de pruebas concluyentes«.

Además, Wiggins se mostraba tajante cuando le preguntaban sobre el sospechoso paquete que, supuestamente, recibió el último día del Dauphiné de 2011. «La afirmación de que estaba dirigido para mí no tiene sentido. Nunca lo vi. ¿Qué tenía? No lo sé. Tal vez era un dildo para Dave Brailsford. Todo se creó para destruirme«, añadía Bradley Wiggins.

El corredor británico también tenía esta frase para el parlamento de su país: «Se basaron en testimonios poco creíbles, no hice nada malo«.

Advertisements
Advertisements

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: