Advertisements

Edu Prades: «Tenía miedo de haberme roto las costillas y de que pudiera haber afectado a los pulmones»

Foto: BettiniPhoto

El catalán de Movistar Team se explaya sobre su situación en las últimas horas tras una dura caída que le ocasionó una fractura en una vértebra cervical.

Lamentablemente, caídas como esta de ayer o la de Australia son cosas que pasan en el ciclismo. Un día estás bien, como lo estaba allí o lo estuve hace pocos días con el podio que logré en Getxo, y otro día, sin comerlo ni beberlo, en un instante, te cambia todo. Cuando me caí en el Tour Down Under en enero fue un golpe a 8 km de meta en una jornada en la que no había ningún tipo de tensión. Una caída múltiple, te pilla y te perjudica el resto de carrera. Ayer fue algo parecido. No era un sprint donde realmente fuese a meterme a disputar, pero venía encontrándome a gusto, quería evitar cortes y no perder tiempo… y al final, sufres la caída más fuerte que he tenido nunca como profesional. El ciclismo es así, como decía.

El golpe más fuerte e inicial lo sufrí en toda la zona dorsal, la parte media de la espalda; con la parte de abajo toqué justo después. He revisado la velocidad del sprint y el impacto fue cuando iba a 81 km/h. Yo me asusté mucho en un primer momento, porque me costaba respirar. Tenía miedo de haberme roto las costillas y de que pudiera haber afectado a los pulmones. Notaba ese dolor en el costado y al estar tumbado me costaba respirar; no pensaba ni en las cervicales, que fue lo que me acabé rompiendo, ni en clavícula. Afortunadamente, Lluís estuvo conmigo desde el principio, muy pendiente, y se lo agradezco mucho. Cuando fui cogiendo el ritmo de la respiración y vi que podía tomar aire bien me calmé bastante.

La verdad es que anoche no pegué ojo por las molestias y las atenciones que requiere estar ingresado. Además, desde que terminó la etapa hasta media mañana no pude ingerir nada. A media mañana, una vez pasé las últimas comprobaciones, pude descansar un poco y, de vuelta al hotel, ya sí que he dormido bastante más y voy recuperando el ritmo del cuerpo.

Las primeras horas con el collarín, en el hospital, mirando al techo, han sido bastante agobiantes, pero una vez me han dado el alta y he podido salir ha cambiado todo bastante. Es una fractura estable y me dejan moverme, casi hacer vida normal, pero todo con mucho cuidado, para intentar que se cure lo antes posible.

Uno de los miedos de esta temporada tan corta era que sucediesen percances como el de ayer. Has trabajado mucho, has dado todo y una caída así te puede llevar al traste la temporada. Ahora vienen semanas complicadas, en las que de momento no podré andar en bici, pero dentro de que te quieras recuperar lo más rápido posible para no perder competición, sabes que debes tener prudencia, porque dar un paso adelante y luego dos hacia atrás te puede perjudicar para mucho más tiempo que la simple lesión.

Sí que es cierto que la gente ha estado más pendiente de mí, te llegan más mensajes que en otros incidentes. Lo achaco a la espectacularidad de las imágenes y a la gravedad de Jakobsen, a quien deseo que pueda recuperarse pronto y lo mejor posible, lo mismo que todos los afectados. Agradezco igualmente a todo el mundo que se ha preocupado por mi estado. Espero poder corresponder ese cariño pronto en las carreteras“.

Advertisements
Advertisements

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: