Advertisements

Pello Bilbao ha venido a ganar el Giro de Italia

Pello Bilbao y Vincenzo Nibali en el Giro de Italia

Jornada de descanso que ha dado mucho de lo que hablar. El lunes fue jornada de tensión y de medios de comunicación. Después de la PCR donde los equipos temblaban tras el positivo de Simon Yates, otros se dedicaron a hablar del Giro, y si podían, dejando algún recadito a sus rivales. Este fue el caso de Vincenzo Nibali. El tiburón no dudó de jugar otra de sus armas. La dialéctica. Porque Nibali es muy bueno, pero cuando las piernas no funcionan, tira de la lengua para desestabilizar a sus rivales. Su objetivo en este caso fue Fulgsang.

El danés y el italiano han tenido varios rifirafes en esta primera semana del Giro. Y además de eso, Vincenzo se nota que no tiene las piernas de hace 4 años. El primer día en el Etna estuvo fuerte, pero el domingo sufrió en los últimos 500 metros donde cedió 14 segundos con Kelderman y Jakob. Por eso, y con su orgullo dolorido, decide hablar de más. Pero de tanto hablar, se le olvidó de un tal Pello Bilbao. Un ciclista que poco a poco y aprovechando que pasa desapercibido sigue en la pomada de la general y con dos cronos por delante aún. Porque hay que recordar que es muy bueno luchando contra el crono, tan bueno que es el campeón de España. y éste sabe que si sale vivo de la segunda semana, puede tener opciones de ganar.

Y entre tanto, y tras el rocambolesco martes de los positivos covid, Pello Bilbao sigue con el objetivo fijo. Pasando desapercibido, pero con el cuchillo entre los dientes. Y cuando la carretera pica decide atacar. Todos se miran. Almeida, Kelderman, Nibali y Fuglsang no saben qué hacer. Si tirar y evitar sustos, o dejarle hacer y ya le ganarán terreno en la montaña. Pero como no se sabe qué pasará el día de mañana, mejor evitar sustos. Pero cuando se han querido dar cuenta Pello Bilbao está rozando la maglia rosa virtual. Así que Sunweb y Deceuninck – Quick Step tienen que poner a trabajar a sus peones. Y esos 35 segundos que acabó sacando Pello Bilbao se disipan en el siguiente muro. Pero el susto está ahí, y el envite a la grande también está tirado. Solo falta el órdago que a cada día que pasa, se va acercando.

Sagan lo consigue finalmente

Y de tanto intentarlo al final lo ha conseguido. Porque el orgullo de un campeón cuando está herido es más peligroso. Y él eslovaco lo lleva intentando desde el 30 de agosto. En Francia no lo pudo conseguir pese a intentarlo en numerosas ocasiones. En Italia ha dado varias veces al palo y finalmente y en un día donde no partía como favorito consigue levantar los brazos. Objetivo conseguido, y más que merecido.

 

Advertisements
Advertisements

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: