Combatividad para honrar la Vuelta a Burgos

La Vuelta a Burgos 2021 (2.WWT) ya es historia, y sin duda el Río Miera-Cantabria Deporte puede sacar conclusiones positivas de su paso por la ronda burgalesa. Porque estaban todas las grandes figuras del pelotón mundial, con todo lo que eso conlleva, y el equipo cántabro ha sido capaz de adaptarse a la carrera e incluso buscar espacios de protagonismo en algunas fases de la misma.

Las corredoras han demostrado poder estar a la altura de un desafío como este y, sobre todo, sobreponerse a un comienzo a contrapié en la primera etapa. Sacando, además, la motivación y el carácter ciclista después de varios días muy duros a lo largo del mes tanto en la Setmana Valenciana como en las pruebas de Euskadi. Para algunas, incluso, era la primera carrera del Women WorldTour. Es el caso de Alba Leonardo que, a sus 19 años y 57 días y con apenas dos días de competición UCI en las piernas, ha sido capaz de llegar hasta la última etapa exprimiendo sus fuerzas al límite. Y, por tanto, mejorando como ciclista.

Pero si algo ha caracterizado a la escuadra cántabra ha sido su afán combativo y el espíritu por entrar en las escapadas. Eli Escursell, Susana Pérez e Isabel Martín han protagonizado numerosos intentos de fuga a lo largo de los cuatro días. Mientras, Fie Osterby siguió sumando en su proceso de integración en el equipo y mostró buenas piernas cuando la carretera se ponía cuesta arriba. Nerea Nuño, por su parte, ha sido capaz de pelear durante cuatro días en una prueba que a buen seguro le dejará un gran punto de forma de cara al mes de junio y las próximas carreras de Copa de España.

El momento de mayor brillo del equipo ha sido precisamente la etapa reina, con final en la mítica cima de las Lagunas de Neila, donde Elisabet Escursell e Isabel Martín consiguieron meterse en la fuga buena del día. Un grupo de 30 corredoras con gente de enorme nivel como Amanda Spratt, por decir un nombre. Durante media etapa estuvieron en la cabeza de carrera, aguantando hasta la subida final y cediendo sólo cuando el grupo se rompió. Sólo el privilegio de subir una cima como esta ya merecía el esfuerzo de honrar la carrera.

Acaba así el mes de mayo UCI para el Río Miera-Cantabria Deporte, que ahora se centra en los próximos objetivos: la Copa de España y los Campeonatos que tendrán lugar dentro de más o menos cuatro semanas, y donde el equipo acudirá a tope para intentar mantener la buena línea de los últimos años en la gran cita nacional.

Cris San Emeterio: «Ha sido una carrera en la que hemos visto una actitud excelente de las corredoras, y eso se ha notado. Venimos de un mes muy duro corriendo contra todos los equipos WorldTour, pero han sabido darle la vuelta y encontrar su espacio en la carrera. Además, ya han podido comprobar que, aunque hay una gran diferencia de nivel, pueden estar más cerca incluso de lo que habrían pensado en un principio. Ahora toca recuperar un poco y pensar ya en las siguientes pruebas, donde seguro que vamos a tener mucho que decir».

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: