Marc Soler, con los dos brazos fracturados, abandona

El Tour de Francia volvió a hacer honor en el arranque de su 108ª edición a la macabra leyenda de sus primeras semanas, con dos graves montoneras en los últimos 50 km de su primera etapa, entre Brest y Landerneau, que seccionaron por completo el pelotón de grandes figuras.

En la primera de las caídas, causada por el choque de un corredor con el cartel que sostenía una espectadora de espaldas a la carrera, se veían retenidos cuatro de los ocho Movistar Team: Arcas, Verona, López y un Marc Soler que, con fuerte dolor en su muñeca derecha, con la que apenas podía dirigir la bici, sufrió para poder completar la jornada, a casi media hora del vencedor Alaphilippe (DQT). Las pruebas a las que posteriormente fue sometido el catalán revelaron el grave parte final: fracturas en las dos cabezas de radio y en la cabeza del cúbito izquierdo.

El segundo golpe, ya en la aproximación a la cota final de la Fosse-aux-Loups (3ª), llevó al suelo -con algunos raspones en su antebrazo derecho- para Alejandro Valverde y retuvo a Miguel Ángel López, quien como consecuencia de dicho incidente concluyó a 1’49”. Enric Mas salvaba el trance junto a Iván García Cortina y concluía en el primer grupo perseguidor, a una decena de segundos, lo que le mantiene con todas las opciones.

1 pensamiento sobre “Marc Soler, con los dos brazos fracturados, abandona

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: