Arcoíris para Baroncini en una carrera sub23 del Mundial difícil para España

El italiano Filippo Baroncini se ha impuesto en la prueba en línea sub23 del Campeonato del Mundo de Flandes gracias a un poderoso ataque a falta de 5 kilómetros para el final. Ghirmay y Kooij se han hecho con la plata y el bronce.

La prueba en línea sub23 de este Mundial de Flandes 2021 ha confirmado las impresiones que ha dejado esta mañana la carrera junior. El recorrido propuesto, estrecho, revirado y sin tregua, es escenario propicio para ciclistas de enorme habilidad y potencia y también para un sinfín de enganchones e incidentes, que han sido una constante durante toda la jornada y que han eliminado, entre otros, a Pau Miquel. No fue el día de la Selección Española sub23, que no ha podido contar con la mejor versión de Juan Ayuso -muy fatigado por el transcurso de una larguísima temporada- ni de Raúl García Pierna -obligado a ir a cola del pelotón hasta que no pudo más por problemas intestinal-, en una carrera en la que la victoria ha sido para uno de los grandes favoritos: Filippo Baroncini, que con un magistral ataque en la vuelta final se ha impuesto en solitario sobre el pelotón de favoritos en el que el eritreo Ghirmay y el neerlandés Kooij se han hecho con la plata y el bronce al sprint.

La prueba ha comenzado muy accidentada ya desde la neutralizada, en la que se produjeron varias caídas afectando una de ellas a Juan Ayuso. Por fortuna, el ciclista español pudo continuar sin mayores problemas, pero no corrieron tanta suerte algunos nombres destacados como Waerenskjold o De lie, que sí se han visto a lo largo de la jornada obligados al abandono por caída. De salida se ha formado una escapada compuesta por Currie, Karpenko y Ward que ha llegado a cobrar casi 5 minutos de ventaja y que ha terminado siendo anulada cuando restaban unos 50 km para el final. Para entonces, Miquel ya había perdido todas sus opciones por una durísima caída a gran velocidad y Raúl García Pierna había tenido que echar pie a tierra aquejado de una enfermedad estomacal.

Ya en los 40 kilómetros finales, en el circuito de Lovaina, se ha formado un peligrosísimo corte con nombres importantes como Kopecky, Fisher-Black, Schmid, Hoole, Anders Halland Johannessen, Vermaerke o Colnaghi, a los que se han sumado trás una agónica persecución Vauquelin y Federov. Desde el pelotón han intentado contactar Juan Ayuso y Xabier Mikel Azparren, llegando a circular en solitario intercalado entre cabeza de carrera y el pelotón durante varios kilómetros, pero ninguno ha tenido éxito.

Azparren ha sido cazado a falta de 25 kilómetros para la conclusión y para entonces Ayuso ha empezado a padecer y se ha cortado del pelotón de favoritos. Al frente de la prueba se ha quedado en solitario Mauro Schmid, que ha mantenido muy bien el pulso frente a un pelotón conducido por los neerlandeses, que han terminado dándole caza. A 5 kilómetros para la conclusión ha lanzado su apuesta Filippo Baroncini, que no ha encontrado respuesta en el pelotón y con gran fortaleza ha abierto un hueco que se ha traducido en la medalla de oro y el maillot arcoíris para él.

Después de dejarse ir en los metros finales, el italiano se ha impuesto con dos segundos de renta sobre un pelotón en el que eritreo Ghirmay ha sido segundo tras un sprint portentoso con el que remontó a Olav Kooij, uno de los grandes favoritos, que se ha subido al podio como tercer clasificado.

Xabier Mikel Azparren, que ha vuelto a ofrecer una muestra de ser un corredor aguerrido, valiente y con un tremendo coraje, ha sido el ciclista mejor clasificado de la Selección Española a algo más de cuatro minutos del vencedor. “Me he encontrado con buenas piernas todo el día, pero la falta de experiencia me ha llevado a cometer varios errores que me han privado de estar delante. En los muros de pavés he entrado mal colocado, se han producido dos enganchones y he tenido que gastar mucho para volver a contactar. Luego he salido a un par de ataques que no debía y posteriormente he intentado contactar con los fugados en solitario y ahí he gastado todo lo que tenía. Me da rabia no haber aprovechado que me encontraba tan bien por errores que estaban en mi mano, así que eso es una espinita que se me queda clavado”, ha comentado el ciclista guipuzcoano al termino de la prueba. Pau Miquel, a pesar de la durísima caída que ha sufrido, también ha logrado cruzar la meta, en su caso a algo más de 14 minutos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: