La UCI recula sobre la normativa de arrojar los bidones

La UCI sigue dándole vueltas a cómo implementar esta nueva normativa, vigente desde el 1 de abril, acerca del lanzamiento de bidones. En un principio la normativa era muy tajante y solo permitía al ciclista arrojar sus bidones dentro de la zonas verdes habilitadas durante el recorrido. Algo que creó mucha controversia sobre todo en jornadas de montaña donde no hay zonas verdes y los jefes de filas no podían bajar al coche de equipo para dejar el bidón.

Como vimos en el Tour de Flandes con Michael Schär las primeras sanciones conllevaban una expulsión inmediata de la carrera. Más tarde, y al ver que el castigo era muy duro, la UCI decidió sancionar con una multa económica y puntos o segundos si se trataba de una carrera por etapas. En este Giro de Italia ya vimos como Joao Almeida sufría una sanción de puntos al cometer esta infracción.

Ahora, y después de 10 días de competición en el Giro de Italia, la UCI junto a RCS, organizador del Giro, han decidido matizar algunos puntos sobre la normativa. Y es que a partir de ahora, y solamente en el Giro de Italia, los ciclistas podrán arrojar los bidones al público en los últimos 50 kilómetros de la etapa y siempre y cuando estén subiendo un puerto. La UCI también ha recalcado que este lanzamiento de bidones debe ser seguro y sin poner en riesgo a espectadores y/o ciclistas.

Comunicado de la UCI

La Union Cycliste Internationale (UCI) ha decidido, de acuerdo con RCS, los organizadores del Giro d’Italia, la CPA y la AIGCP, organismos que representan respectivamente a los ciclistas y equipos, realizar una serie de cambios en el reglamento relativo a la descarte de botellas y otros residuos durante la competición, que se introdujeron en 2021 (la mayoría de ellos el 1 de abril). Estos cambios entrarán en vigor a partir de la etapa 11 del Giro de Italia de 2021 y se mantendrán hasta el final de la carrera.

Los corredores no serán sancionados por arrojar una botella al público cuando la botella sea lanzada en subidas en los últimos 50 km de la etapa. Sin embargo, los ciclistas deben asegurarse de que el lanzamiento de su botella hacia el público no presente ningún peligro, ya sea para los espectadores (en el caso de un lanzamiento demasiado violento) o para los demás ciclistas (en el caso de que la botella sea arrojada y volcada hacia atrás). El camino). En caso de incumplimiento de estas condiciones y precauciones, las sanciones se mantendrán de acuerdo con la normativa UCI vigente.

En cada etapa, y con el fin de facilitar el suministro de musettes y el desecho de estas por parte de los corredores, el organizador ampliará una o dos zonas de basura (que serán de uno a dos kilómetros de longitud si es posible), cuya ubicación les indicará a los equipos. El organizador se compromete a recoger los residuos en estas zonas de basura, de acuerdo con la normativa y la política de desarrollo sostenible de la UCI.

En situaciones concretas de carrera que lleven a los corredores a desechar botellas o residuos fuera de las zonas habilitadas para tal fin (lo cual está prohibido), el Colegio de Comisarios, según lo autorizado por la normativa UCI vigente, tendrá la posibilidad de no sancionar al corredor. si considera que la situación es excepcional.

Estas adaptaciones a las normas vigentes son parte del deseo de la UCI de aprender de las experiencias de los diferentes actores en los eventos, con el fin de contar con normas coherentes que garanticen la seguridad de todos los interesados. Estas nuevas reglas serán evaluadas para determinar si deben aplicarse en el futuro a todos o parte de los eventos del Calendario Internacional de Carreteras de la UCI.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: