Andrea Vendrame se lleva el triunfo en un día sin cambios en la general

Andrea Vendrame gana la 12 etapa del Giro de Italia

Después de la dura jornada de sterrato que vivió ayer el pelotón en el Giro de Italia, los corredores se volvían a enfrentar a una jornada de mucho desnivel y de más de 200 kilómetros de longitud. Sin duda una etapa de mucho desgaste, pese a que el final no fuese excesivamente duro con una llegada bastante plancentera tras un largo descenso.

El día comenzaba con la mala noticia del múltiple abandono de varios corredores. Marc Soler, Gino Mäder, Alessandro De Marchi y Alex Dowsett decían adiós a la carrera italiana debido a una dura caída en la que se vieron involucrados. En el caso del italiano, el que se llevó la peor parte, tuvo que ser evacuado en ambulancia.

Y es que el día del sterrato ha marcado mucho al pelotón en la jornada de hoy. La fatiga se ha visto latente en el gran grupo que decidió dejar de nuevo que fuese la escapada la que pudiese disfrutar del triunfo del día. Una numerosa fuga formada nombres como los de Albanese, G. Bennett, Brambilla, De Bondt, Edet, Hamilton, Honoré, Ravanelli, Vendrame, Visconti, Bouchard, Petilli, Tesfatsion, Ulissi y Niv. Este gran grupo pudo disfrutar de unos 12 minutos de ventaja a lo largo del día y así llegaron al último puerto de la jornada donde Hamilton, Brambilla, Bennett y Vendrame, los más fuertes en la escalada, se marchasen por delante en busca de la victoria.

Por detrás, INEOS Grenadiers lideraba la cabeza del pelotón con cierta tranquilidad. Al paso de un Filippo Ganna incansable los corredores iban pasando los kilómetros con la espera de la última ascensión, no excesivamente larga, pero con unas rampas que llegaban al 10% de pendiente, y que volverían a ser testigos de la batalla por la maglia rosa.

El único en probarlo en el grupo de los favoritos era Giulio Ciccone. El italiano, que ayer perdía tiempo en el sterrato se marchaba con Nibali y ambos abrían algo de ventaja ante un bloque de INEOS Grenadiers que, sin querer cebarse mucho y controlándoles en todo momento, les dejaron una ventaja de unos 10 segundos que acabó siendo reducida a pocos kilómetros de coronar el puerto. Y así coronó el puerto el grupo de los favoritos. Sin ataques duros que pudiesen abrir brecha y con una especia de armisticio de cara a lo que viene el resto de días y mirando sobre todo el Monte Zoncolan. Todo queda igual en la clasificación general.

La lucha por la victoria de etapa al final se decidió en un sprint entre Vendrame y Hamilton. Ambos corredores pudieron demarrar a Brambilla y Bennett a 2 kilómetros de meta y se la jugaron en un final donde el corredor de Ag2r – Citroën fue más rápido y consigue así un triunfo más que importante para el equipo francés.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: