Bettiol se exhibe; La pelea por el rosa se postpone a mañana

Después de la batalla de Sega Di Ala, llegaba la jornada más larga de este Giro de Italia. Con 231 kilómetros, y en la antesala de lo que será la traca final, el pelotón afrontaba una jornada donde dejarían, una vez más, que la escapada se jugase el triunfo de etapa.

Y es que a este tramo de Giro de Italia los equipos están llegando muy mermados físicamente, pero también con pocos efectivos tras los más de 30 abandonos que ha habido a lo largo de estos 18 días, el último el de Giulio Ciccone y Remco Evenepoel, afectados en una caída.

Además, en la lucha por la maglia Ciclamino, que lidera Peter Sagan, a Bora – Hansgrohe tampoco le interesaba una llegada masiva donde Gaviria o Cimolai pudiesen recortarle unos puntos irrecuperables ya a la altura de Giro en la que nos encontramos. Todo esto provocó que la fuga jugase con ventaja y, a poco que un grupo numeroso formó la escapada, los equipos firmaron la paz.

En esta escapada se metían Vendrame, Vermeersch, Pellaud, Ponomar, Tesfatsion, Battistella, G. Izagirre, Zana, Consonni, Cavagna, Bettiol, Gavazzi, Rivi, Kreder, Bevin, Oldani, Cataldo, Arndt, Denz, Roche, Mosca, Richeze y Ulissi. Un grupo de mucha calidad que enseguida consiguió una ventaja de unos 15 minutos que iría aumentando cuando en el final se jugasen el triunfo de etapa.

El final, muy rompe piernas y con un subibaja constante fue el protagonista de la lucha por la etapa. Remi Cavagna, tal y cómo lleva haciendo todo el año, buscó sorprender en un descenso a falta de 20 kilómetros de meta. El francés abría un hueco de unos 20 segundos al que Bettiol y Roche tuvieron que salir.

El corredor de EF Nippo, tras una persecución digna para el recuerdo, consiguió alcanzar a 6 kilómetros a Remi Cavagna que, fundido por el esfuerzo, ya se dejó ir. En este momento Bettiol se ponía en cabeza de carrera y solamente Nicolas Roche era el único que podía arrebatarle esa victoria. El irlandés lo intentó por todos los medio, pero el italiano volaba en cada curva y en cada llano y conseguía así su primer triunfo en el Giro de Italia.

La general queda sin cambios y se guardan todo para este viernes y este sábado donde el pelotón tendrá que afrontar dos días de alta montaña (superior a los 2000 metros) que acabará decidiendo, junto a la crono de Milán, el Giro de Italia.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: