Primoz Roglic gesta en Los Lagos de Covadonga un triunfo histórico

Jornada de ciclismo épico en la etapa reina de la Vuelta a España. Los Lagos de Covadonga, llegada mítica por excelencia de la ronda española, ha sido testigo de una hazaña más de los años 60 que del ciclismo moderno. Egan Bernal, que venía ya avisando en la jornada anterior que iba a atacar para ganar la general, no se lo ha pensado dos veces y a 60 kilómetros de meta, en el segundo paso de la Collada Llomena, ha decidido lanzar un ataque al que solamente Primoz Roglic le ha seguido para acabar jugándose el triunfo de etapa en los Lagos de Covadonga.

Al final Primoz Roglic, que gastó menos que Egan Bernal en el llano entre la Collada Llomena y el inicio de los Lagos de Covadonga, acabó ganando y sentenciando prácticamente la Vuelta a España. Y es que el esloveno termina esta etapa como nuevo líder de la carrera dejando a más de 2 minutos al resto de sus rivales

A mil revoluciones desde el inicio

Sin duda todos los equipos tenían marcado en rojo este día. Con cuatro puertos puntuables a lo largo de los 169 kilómetros de recorrido, y tres de ellos de primera categoría, había muchas ganas por parte de todos los equipos de poder ganar en los Lagos de Covadonga. Y así se ha visto en un inicio donde se intentó formar la fuga del día durante los primeros 60 kilómetros de la etapa, donde Jumbo Visma e INEOS Grenadiers intentó bloquear la carrera.

No fue hasta a falta de 100 kilómetros cuando se formó un grupo de 30 corredores, con representación de todos los equipos, que lograron zafarse del marcaje de los hombres de Primoz Roglic. Aunque no por mucho tiempo, ya que después del primer paso de la Collada Llomena, el paso imperial de los gregarios de Roglic provocó que antes de la segunda ascensión a la Collada Llomena se uniesen todos de nuevo, a excepción de Oliver Le Gac que marchaba en solitario 30 segundos por delante.

Egan Bernal hace estallar la Vuelta a España

Fue en la Collada Llomena, donde seguramente estemos ante el momento más determinante de esta edición de la Vuelta a España, cuando Egan Bernal decidía poner a trabajar a Pidcock y Sivakov para endurecer el ritmo de subida en la antesala del ataque del colombiano a 60 kilómetros de meta. Un demarraje muy ambicioso con el que buscaba sorprender a todos y recuperar los minutos perdidos en la general, y al que solamente pudo responder el líder virtual de la carrera Primoz Roglic.

Este dúo empezó a abrir hueco poco a poco hasta coronar la Collada Llomena con unos 35 segundos respecto al grupo del resto de favoritos. Un tiempo que aumentaría tanto en el peligroso descenso, como en el llano previo a los Lagos de Covadonga, hasta colocarse en la base del puerto a 1’30» sobre Enric Mas, López, Haig, Guillaume Martin y Adam Yates.

Poco convencimiento en el llano por parte del resto de favoritos

Estábamos viviendo dos realidades paralelas entre los corredores de la general. Por un lado el buen entendimiento de Primoz Roglic y Bernal pensando solo en aumentar las diferencias y eliminar al resto de favoritos, por otro la otra cara de la moneda era la de Bahrain Victorious tirando sin mucho convencimiento en el llano, y esperando a que otros equipos como Movistar, Cofidis y Bora – Hasngrohe, que estuvieron muy reticentes a aportar trabajo al frente, ayudasen a reducir el tiempo perdido.

Bernal se hunde en los Lagos de Covadonga

El gasto de todo el día atacando desde tan lejos lo acabó pagando un Egan Bernal que, más generoso que el esloveno en el llano, acabó cediendo ante el ritmo que impuso Roglic en los primeros kilómetros de la ascensión de los Lagos de Covadonga. El colombiano fue de más a menos en la subida y acabaría siendo incluso neutralizado por el resto de favoritos.

Primoz Roglic, victorioso, acaricia su tercera Vuelta a España

Con este triunfo, que además de servirle para dejar a sus rivales en la general a más de 2 minutos, Primoz Roglic entra en el selecto grupo de aquellos ciclistas que consiguen una victoria en un lugar tan mítico como son Los Lagos de Covadonga y atacando desde lejos. Sin duda una gesta que será imposible de olvidar.

La carrera puso en su sitio a Christian Odd Eiking y Guillaume Martin

Como era previsible en una jornada tan dura y de alta montaña como fue esta, Christian Odd Eiking acabaría cediendo el maillot rojo. El noruego cedía con el ataque de Egan Bernal y Primoz Roglic a 60 kilómetros de meta y llegaría a más de 9 minutos del esloveno. El francés Guillaume Martin, aguantó un poco más con los favoritos, pero en Los Lagos de Covadonga acabaría cediendo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: